Un restaurante con cierto sabor a nostalgia. El menú, el ambiente y la música hacen recordar el Acapulco del siglo pasado.


La vista de la bahía es espectacular. La atención del personal es excelente. La comida muy buena: recomiendo el atún con ajonjolí y el pulpo a las brasas.


Los postres flameados muy buenos, lástima que las cerezas jubilee no son naturales.


100% recomendable, además los precios son muy decentes.

© 2019 by MUSEO VIRTUAL DE ACAPULCO

logo klip 2019.png