gastronomia acapulco

RECETA DE CEBICHE ACAPULQUEÑO

EN ESPAÑOL                   EN INGLES

HISTORIA DEL CEBICHE

Una de las antiguas historias de Acapulco narra el nacimiento del Cebiche, platillo que se han disputado la paternidad varias naciones quizá porque en su elaboración todos han puesto su aportación o toque personal.



Cuenta que para el envío de mercancías en la Nao que viajaría hacia Las Filipinas, se congregaban en el Puerto naves de todas las Colonias Españolas de aquél entonces desde el punto más lejano de América del Sur hasta los territorios que hoy son Estados Unidos y Canadá.



Ante tal cantidad de visitantes, redoblaban esfuerzos los pescadores quienes utilizaban pequeños cuadritos de pescado como cebo para sus anzuelos, y al finalizar su labor, a los sobrantes de aquel cebo como en la embarcación no llevaban brasero, cocían el pescado con limón y le agregaban lo que tenían a mano como tomates, cebollas, chile, aceite de oliva, galletas y tostadas principalmente y fue así como las sobras del cebo llamadas despectivamente Cebiche, dieron vida a tan popular platillo.



Platillo que los marineros llevaban de regreso y diseminaron por toda la Nueva España.



Platillo hecho con granos de elote



Picantes, fragantes y hasta afrodisíacos, así son los apetitosos platillos de Acapulco, una tierra de encanto que convive con el mar, un pueblo costero que tiene en los pescados y mariscos a sus principales heraldos del sabor y en la tradicional morisqueta -arroz blanco- a un aliado inseparable, a un fiel escudero gastronómico.



Delicias al escoger en una carta variada, con potajes célebres como el pescado a la talla -bastión culinario de la concurrida playa Barra Vieja-, preparado con mayonesa y una salsa especial a base de chile; o, la aceptadísima pellizcada, un tradicional "antojito mexicano" en versión acapulqueña, en el que la tortilla de maíz se rellena con pescado, aceitunas, jitomates y diversas especias.



Una receta que merece la atención del paladar es el cebiche acapulqueño, en el que pequeños trozos de pescado se cuecen con zumo de limón, agregándosele cebolla, aceituna, alcaparras, jitomates, orégano, sal, cubitos de palta y cilantro.

El banquete no acaba aquí. La lista ofrece otras opciones como el caldo de cabeza de pescado, una poderosa pero sabrosa sustancia, o los pulpos en vinagre, calamares rellenos, tamal de pescado con hierba santa, almejas con chorizo y un larguísimo y apetitoso etcétera, que no debe dejar de degustar.



Y cómo no sólo de mariscos vive el hombre, aproveche su estadía en Acapulco para saborear la cocina tradicional del estado de Guerrero, una excelsa gastronomía mestiza, que conjuga sabores prehispánicos y europeos, creando sublimes recetas que no deben ser ignoradas por los amantes del buen comer.



Fruto de ese mestizaje culinario es el famoso pozole, cuya degustación debe ser antecedida por unos tragos de mezcal -un licor fuerte y seco- que alerta y prepara al estómago para lo que viene después: un contundente tazón (pozolero) rebosante de caldo blanco, con limón, orégano, cebolla, aguacate, chile verde, chicharrón y deliciosas sardinas.



También existe el pozole verde, de similar preparación aunque el caldo es de ese color. Eso sí, ambos se sirven acompañados de tortillas fritas, untadas de crema y espolvoreadas con queso.

Otra preparación exquisita, aunque mucho más ligera, es el fiambre, una combinación de carne de cerdo, pollo y res aderezadas con chiles jalapeños, uvas, pasas, almendras y aceitunas.



Cuando desee endulzar el día, no deje de probar los tulipanes de frutas tropicales, unas bolitas de pasta rellenas de nieve y salsa de diversas frutas, el alfajor de coco acapulqueño, dulces de tamarindo y hasta dulce de chile.



A la hora de beber tenga en cuenta a la petaquilla, un trago a base de mezcal y un concentrado de uvas silvestres de la región, conocido como sangre de baco, un licor muy consumido en la zona.

Si explorar sabores no es su afición favorita, no tiene de qué preocuparse. Acapulco cuenta con excelentes e innumerables restaurantes que le rinden culto a la gastronomía internacional. Sólo queda decir: Buen provecho.

© 2019 by MUSEO VIRTUAL DE ACAPULCO

logo klip 2019.png